Mi experiencia con el #coaching: part II

  Cómo ya os he comentado las sesiones de #coaching me han facilitado unas herramientas perfectas para mejorar esas debilidades que tengo y me fortalecen  aún más como persona. Eso es lo que intento trasmitir en estas líneas, sólo mi experiencia, no es ni la mejor, ni la buena, es la mía. Cuando terminéis de leerme (si es que consigo captar vuestra atención hasta el final) entenderéis porqué hago hincapié en asegurar que es “mi #opinión” ” mi vivencia”.

   Un #Coach se rige por el código deontológico y todo lo que en las sesiones se habla es confidencial, en ningún momento puede divulgarlo. En cambio la sesión es mía, ya que de lo que se ha hablado es de mi persona, por lo que soy yo la que decide contarlo.

 He decido ir contando mi experiencia por 2 motivos:

  1. Al tener que redactarlo es una forma de que vuelvo a repasar e interiorizar lo que he aprendido.
  2. Me preguntan que es el #coaching o en cómo me ha ayudado a mí, así que ahora tengo un punto de encuentro, sólo debo decir: si te apetece cuando tengas un hueco me lees, y luego si quieres lo hablamos ;-).

   Me viene a colación  para esta parte de la entrada, hablar sobre lo que ya he aprendido sobre: #opinión-juicios vs #hecho-afirmación. Antes de explicaros lo que textualmente me he aprendido, quiero poneros en situación con algunos  ejemplos míos, de mis vivencias y experiencias.

vía Hechoydeshecho

vía Hechoydeshecho

  1. Estas con esa amiga del alma que se ha comprado algo nuevo, se lo prueba delante tuya y te pregunta: ¿qué opinas, te gusta, me queda bien? – como presumes de ser muy sincera le respondes- No me gusta, y opino que no te queda bien. Ahí empieza la discusión, ella se enfadada con tu opinión y empieza a decirte que su hermana que fue con ella le dijo que le quedaba genial, que ella se veía bien, que en la tienda es el que le recomendaron y blablablá…comienza a darte mil razones para dejarte claro que estás equivocada. En este caso tienes 2 opciones, o callarte y decirle que vale, o empiezas una discusión: pues no es tu opinión y quieres que le queda clara y la acepte.
  2. Comienzas en un trabajo nuevo, y como tú has estado en otros trabajos desempeñando las mismas funciones, ves que hay cosas que “a tu entender” facilitarían el trabajo, por lo que decides opinar sobre cómo se haría más rápido y mejor. Imagina lo que puede suceder. A) Por alguna divina razón, deciden hacerte caso y poner tu teoría en práctica. B) Pensarán que eres una creída, que crees que sabes más que ellos, se dirán unos a otros ¿quién se ha creído ella que es?, nosotros llevamos años así y nos va bien ¿nos está llamando tontos? .

   Ambos ejemplos los he vivido también del otro lado, ser yo la que pedía una opinión y cuando me la han dado, he empezado a rebatir y discutir. Y a mí también han venido a darme opinión sobre algo sin haberla pedido y me ha ofendido muchísimo. En los 4 casos he gastado mucha energía y pensamiento tratando o bien de excusarme o de rebatir una opinión divergente a la mía, y siempre dejando que esta me afecte muchísimo.

   Ahora voy a contaros lo que aprendí sobre juicios-opiniones y afirmaciones-hechos, la parte de la definición y teoría.

Sacado de internet via https://www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&cd=&cad=rja&uact=8&docid=LhHoK-itAd0uSM&tbnid=WZ9dJCUkeAZYmM:&ved=0CAYQjB0&url=http%3A%2F%2Fnbjenglish.wikispaces.com%2FNONFICTION%2BREADING&ei=DFIsVMDXPI2uPPv6gEg&psig=AFQjCNFnM6hRVDaQ1M3njtimR94sXcM0Ig&ust=1412276830962641

                      Vía NBJEnglish

  Los hechos y las afirmaciones existen a pesar de mí, puede ser verdadero o falso, necesita evidencias o aportar testigos. Normalmente un hecho es algo que ya ha pasado, algo que ha sucedido: ayer lunes llovió en Ingenio (porque a lo mejor en Maspalomas no). Eso como veréis no admite juicio ni opinión, ha sucedido y se puede demostrar con evidencias.

  Juicio u opinión existen a través de mí, pueden ser fundadas o infundadas. Juzgas desde tu perspectiva siempre. Las opiniones se generan del pasado- se emiten en el presente y abren o cierran puertas. Que muchas personas tengan una opinión consensuada no tiene que ser verdad, sigue siendo una opinión, no un hecho demostrable.

    No todas las personas deben tener la misma opinión sobre algo, las opiniones son divergentes, hay que admitirlas y no generar así una discusión. Cuando emites una opinión sobre una persona:  ”Fulanita” es una tal y una cual (lo que viene a ser “le pongo a caldo”), lo que estoy trasmitiendo es que yo soy así, y que probablemente si me enfado contigo iré contando por ahí también lo que opino sobre ti, emitiendo un juicio en base a lo que yo siento (no hechos).

 

Vía Lectura Nocturna con Buhos

Vía Lectura Nocturna con Buhos

 ¿Y ahora qué?, pues eso mismo me pregunté yo tras mi sesión de #coaching en la que me vi en esas situaciones desde otros puntos de vista, en la que me vi a mi misma enfadándome si me rebatían una opinión, pero luego si me daban una opinión que yo pedía me excusaba (si la opinión no me gustaba) para hacer ver el por qué o no yo hacía o actuaba o llevaba tal cosa.

   Eso te hace el #coaching, ver las cosas desde otra perspectiva, que te formules a ti misma las preguntas que uno mismo llega a contestarse. A mí os aseguro que me ha ayudado mucho a mejorar, por eso ahora no emitiré mis opiniones si no me las piden, ni juzgaré que me las den. Escucharé las opiniones que me den, no dejaré que me afecten ni duelan, pero si las estudiaré pues puede que sean positivas y constructivas, por lo que sería interesante plantearse un cambio.

   Deseo fervientemente haber conseguido captar tu atención hasta el final, y si te quedas con ganas de saber más sobre mi experiencia y aprendizajes, seguiré escribiendo sobre ello. Recuerda que si no te gusta u opinas otra cosa me gustaría saberlo. Sí, estoy pidiendo un Feedback… lo que significa que aceptaré lo que me digáis, pero no responderé ni entraré en discusión.

 

Gracias por leerme.

6 pensamientos en “Mi experiencia con el #coaching: part II

  1. con tu post, me has hecho reflexionar sobre cosas cotidianas que nos viene ocurriendo desde que eramos pequeños.
    Al igual que comentas en “tu experiencia” a mi me ha ocurrido y me sigue ocurriendo, y es que según en que caso respondemos de una u otra manera, dependiendo quien sea la otra persona y sobretodo si tenemos mucho o poco que ganar o perder.
    Me ha gustado tu reflexión.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s